entry picture

Revista de literatura, arte y pensamiento sobre ciudades pequeñas, espacios plegables y ríos escondidos.

Maternidad y osarios

Carlos Marquerie

Noni Lazaga
Noni Lazaga
s/t 1.serie  b.u.r.k.a.s.  Lino.50x70 cm

Precedido por
Bocado sin hueso
(una aproximación a Carlos Marquerie)
por
Carlos Rod

Les gens qui sortent du vague pour essayer de préciser quoi que ce soit de ce qui se passe dans leur pensée, sont des cochons. Artaud

Maternidad y osarios

Carlos Marquerie

Carlos Marquerie

Texto de la acción-instalación del mismo nombre, perteneciente al ciclo El cuerpo de los amantes, realizada en Burgos los días 19 y 20 de enero en el Espacio Tangente dentro del programa del festival Escena Abierta 2008.
Este texto lo dijo Marisa Amor, embarazada, acompañada en escena por los actores: María Burgos, Iñaki Bustamante, Pau Colera, Carlos Marquerie, Nines Martín, Antonio Martínez, Montse Penela, María José Pire, Gumersindo Puche,
Getsemaní de San Marcos y Susana Velasco; y la violonchelista: Mónica Terrer.

Dibujos de Carlos Marquerie: Melancolía II (2006 / 16 dibujos de 20 cm. x 20 cm. / tinta sobre papel)

…………

Fotografia de Alberto Rodrigo
Fotografía de Alberto Rodrigo

Los párpados recelan ante la tenue luz de la bombilla, pesados
se entornan mientras pequeños, intensos, impulsos eléctricos surcan las piernas.
Las cabezas de los dos fémures se alzan como resortes del cerebro batiente.
El cuerpo busca el reposo y la cabeza se agita,
excitada invoca a sus amantes y acuden de la mano de los ausentes.

Mi cuerpo se asió a tu cuerpo
los Demonios afinaron sus voces
y mis nalgas escurrieron
entre tus desfiladeros.

Visité a Dios de la mano de nuestros Demonios, entrelazados
en nuestras carnes ardiendo en el deseo infinito de nuestra unión.

Mi cuerpo madura tu amor.

Me empujo rota por las sombras de pardos caminos
una luz oscura de ángeles torturados indica la senda.
Tiemblo, despacito tiemblo
y grave surge el frío.

¡Sueño acógeme!
No me abandones.

Dolor y amor.
Sarabande de la suite numero dos de Juan Sebastián Bach.
Cada noche acuden los osarios abandonados
como tormentas de fina arena del desierto negro de nuestra historia,
impregnando con aroma de muerte los lechos
humedecidos por la devoción de los amantes.
Los ciegos de amor
y los ausentes reunidos en el tálamo:
sueños extenuados por la incomprensión
y cavernas habitadas por el olvido.

Vestida con perlas llegué hasta ti
turbada recorrí las caminos de tu piel
y con cada paso tus poros exhalaron brumas negras.
Tu amargo intenso en silencio
poseído  de ensueños acaecidos suaves y lentos,
largos y estremecidos.

«Cada noche conversación con los muertos»
escribió en sus notas Paul Celan.
Y en cada desvelo acuden puntuales a su cita:
epifanía de muerte en las noches de Amor

La tierra parda tiembla y la helada esparce su quietud.
Este otoño seco y limpio insulta:
la querencia del paisaje por la umbría
y mi afinidad a todo aquello que dificulta
una aproximación nítida a los hechos.
Mi deseo no se aloja en la representación
que del mundo, la sociedad de la información nos ofrece,
mi deseo está en la duda
y mi amor habita las tinieblas.
Desespero en lo tangible y añoro
las sombras donde el cuerpo se expande
en la duda de sus límites,
y así rodeo mis noches de nieblas
que me permitan vislumbrar las ranuras
donde se halla la vida,
e inevitable, también se esconde la muerte.

Esta noche donde la luna de noviembre
hiela los contornos de lo evidente
y tras ser poseída por Amor, me entrego
al pensamiento errático.
Los poros de mi piel absorben
el frío que contrae los músculos y ensancha 
mi percepción.
Detengo mi mirada,
observo cómo nace una lágrima,
y tu ojo
se puebla de los reflejos que la luz excita, 
y parece
que en vez de escurrir por los pliegues de tu rostro
bañara de fulgores mis propios ojos.
Una emoción de origen desconocido por mí, habita nuestros cuerpos.
Amor celebra esta pequeña unión.

El silencio, en ocasiones apreciable, se rompe
por el rodar de los vehículos en la carretera cercana
y sus faros provocan
sombras en movimiento
que se camuflan entre aquellas más estáticas
que habitan la noche.
Este bosque de apariencias
envuelve nuestra piel
y nos hace residir
en el paisaje eterno de nuestro amor.

Y me dormito entre atormentada y gozosa
en el deseo de esa boca jugosa y fresca
que apacigüe la sensación ardiente de mi lengua …
mi lengua arrebatada por el picante de tu cuerpo
al introducirse entre las apreturas de tu esfínter ……

En esta noche de insomnio
revivo el daño infringido
inevitable pago del amar.
Extraer las heridas de nuestra unión y conservarlas,
para cuando se agote el latir de nuestros cuerpos
sean memoria de vida.

Mi cuerpo madura tu amor.

Y tu cuerpo
tiembla, tiembla y tiembla,
tiembla de amor
y tiembla  de miedo,
pero no a acusa del miedo a la muerte,
sino del miedo a levantarte cada mañana
cuando convivas únicamente con ausencias.

Noche de amor
Noche de ausentes

Sitiada por la memoria  del horror
me incorporo a la danza sombría,
bailo en compañía del eterno dolor
entre olivos y encinas, y acuden 
desde las entrañas de la tierra
las voces de los omitidos

Conversación con los muertos.

Por más amor que habite en mi ser, el dolor
siempre emerge desde mis entrañas ¿Y nunca seré capaz
de entender dónde se aloja en mi cuerpo
esta hiel que lo intoxica?
¿Acaso el hombre puede vivir en amor
cuando las huellas del terror causado por su historia se abalanzan sobre él?

Vivo en esta contradicción
y continúa la conversación con los muertos.

Qué aparente sin sentido,
afanarse en abrir las heridas para poder vivir,
pero así es, el que ama se enfrentará al dolor.
Ya que amamos sufrimos en el intento de comprender la esencia de ese amor,
pues el amor en la mentira se esfuma, precisa
de la verdad y la verdad es inasible, serpentea
y nunca aparece como algo definido,
es más bien un camino que no un destino
y así  siempre tiene su reverso doloroso.
El que olvida padece y perece en su grito de olvido,
de tal manera que no nos queda otra posibilidad:
amar a pie de lágrima.

Noche de amor.
Noche de ausentes

El tiempo esparció el dolor en el paisaje negro, hoy
recolecto en la fría oscuridad palabras heladas entre encinas, vivo
entre latidos ensordecidos que claman en la tierra parda, escucho
historias de amantes envueltos en cal, apretados
hueso contra hueso y me susurran palabras de amor:
sombras del verbo y silencio en sus ojos:
mudas palabras blancas
enterradas en cal.

El paisaje renace mientras los muertos permanecen
en su silencio, prestan
su palabra olvidada al crujir de las ramas
y así en las noches cerradas
cuando la tierra crepita
se unen a su clamor.
 
El vino penetra en mi garganta irritada
de tanto grito sordo por tanta voz ahogada,
y sus taninos son bálsamo para la carne abierta.
Hablar con los muertos reseca las vísceras y envuelve
el entendimiento con las brumas del corazón negro de Europa.
Noviembre en Europa.
Levanto la mirada y afirmo que esta fría noche
debiera penetrar en las entrañas de todos los hombres.

Mi cuerpo madura tu amor.

La lumbre chasca en mis oídos
y mi piel se acoge en tu carne.
La pálida luz del incipiente amanecer
baña tu cuerpo y funde sus contornos.
Tu boca con la máxima suavidad imaginable, absorbe
mi sexo y distorsiona
cualquier orden establecido en mí 
hasta límites insoportables.
El placer es dolor
petrifica mi cuerpo
y pesado-penetrado-vuela.
Cuerpo herido y gozoso,
contraído-deslumbrado.
El alma extasiada emite
carcajadas y estertores
Un instante….
 
De nuevo el silencio,
y lo efímero
tal como apareció así se derrumbó.

Sí,
y la fría noche de noviembre
buscó en el amanecer el cobijo de Amor
entre tanto horror acumulado.

Olivos y encinas parecen resquebrajarse de viejos
y sin embargo cada primavera se llenan de nuevos brotes,
igual mi cuerpo cansado engendra vida
y mis entrañas se llenan de esperanza:
la naturaleza siempre responde
y el hombre siempre arrasa.

Conversación con los muertos.

Y el alma agotada
se debate
entre el gozo y el dolor
¡Silencio! Corre la sombra del encinar pardo gris,
escurren gotas, néctar del encinar pardo gris de mis entrañas
y miro la oscuridad en tu cuerpo,
más silencio,
me deleito en tus sombras.
¡Escucha maldito!
Mis Demonios cantan,
persiguen la redención,
y lloran entre olivos y encinas,
me entrego a la deformación de mi pensamiento sin tregua,
bálsamo en la  noche de temblor y miedo:
es la virtud del defecto.
Palabras que resbalan por la piedra de mi cuerpo y se adhieren en su ternura,
sonidos de madrugada atenuados por las caricias de mi interior vibrante.
Luz oscura invisible que ciega,
palabras trashumantes en la noche
que aun siendo tenues
no soportarán el juicio del sol,
palabras de amor temblorosas ante la luz: pobladme,
instalaos en mi cuerpo inconclusas.
Palabras que sepultadas en mi silencio
habitan mi cuerpo
deseosas de impregnarse en otros cuerpos.
¡Qué sin sentido este amor
rodeado de ausencias!
Mi cuerpo sueña el vuelo y bien que conoce las leyes de la gravedad:
lastre de sombras:
oscuridad de luz.

Cautiva el alma pasea en la noche
(oscura luz, luna de noviembre, vigía de su extravío)
mientras tumbado descansa el cuerpo abarrotado de sombras.

Engendrada en el dolor de esta misma Europa
¿cómo obviar la historia por mucho amor que puedan generar mis entrañas?
¿Cómo hacer convivir el horror con el amor?
¿Cómo se puede producir tanta belleza en el interior de este cuerpo atravesado por el dolor heredado?
¿Cómo es posible que en la desesperanza nazca la esperanza?
¿Cómo renace la esperanza?
Dios
¿Cómo renace?
Dios mío
Dios
Dios
Dios.
Sólo pregunto,
tan sólo pregunto sin esperar respuesta,
pero al menos pregunto en voz alta.

Mi cuerpo madura tu amor.
Mi cuerpo madura tu amor.
Mi cuerpo madura tu amor.

Labios de oscura sangre
vagina  de oscura umbría
y al fondo el humedal luminoso.
Cuerpo de madre
litoral del dolor, guarda
la pureza que albergas en tu interior.

Diciembre 2009 nº 9

eladelantadodeindiana@gmail.com