entry picture

Revista de literatura, arte y pensamiento sobre ciudades pequeñas, espacios plegables y ríos escondidos.

Modo de empleo

¿Hay algo más profundo que lo transparente?

Noni Lazaga
Noni Lazaga: Acontecimiento espacial.4. Lino y acrílico. 300x400 cm. 2005 Portada

¿Hay algo más profundo que lo transparente?  Noni Lazaga – escultora, pintora y calígrafa - esculpe en el aire la presencia del espacio, su retirada y ausencia.  Sus obras sirven de compuerta de entrada a los artículos de este nuevo número de El Adelantado de Indiana

¿Cuál es su contenido?

La noche era terror; el día, caza, es un conjunto de aforismos de un escritor – Rafael Barrett - que se hubiera abierto hueco, de similar altura, entre los grandes del 98 si una o varias manos negras no le hubieran empujado hasta otra de las orillas del mundo.

En La ciudad a orillas del río el fascinante arquitecto Jose Miguel Prada Pool rescata la utopía de la imposibilidad, para mostrar que puede llevarse a cabo mediante las tecnologías actuales.

Con sus Acontecimientos espaciales granaínosNoni Lazaga interviene poéticamente La Alhambra de Granada. Allí, donde Ibn Zamrack esculpió sus versos en las paredes, la caligrafía de Noni Lazaga  se disuelve en el aire libre del espacio exterior. 

Sobre un tipo cualquiera que en época de crisis se convirtió en nube de Ramón Mayrata es una reflexión probablemente vana y, desde luego,  nómada y voluble sobre la última crisis algo más que económica. .

La siguiente frase vale tanto para lo que la precede como para lo que la sigue: Un hombre deja de ser el mismo cuando habla en su nombre propio – escribió Oscar Wilde -   Dadle una máscara y os dirá la verdad.En esta dirección, en Al borde del escenario, Carlos Rod define los materiales de los que se vale el dramaturgo Carlos Marqueríe como un gas enrarecido.  Maternidad y osarios es el monólogo de una mujer embarazada de vida y de muerte.   

Asesinos y prostitutas es el cuento, excelente por cierto, de un tímido - M. A. Otero   - que al escribir se sacude toda timidez y llega hasta donde no llegaría nunca el hombre mundano y desenvuelto.  

La selección poética de este número creo que tiene un gran interés. El poema largo no es habitual en las literaturas actuales. O en todo caso no es fácil mantener la intensidad que logra Luis Javier Moreno en Rota. Rota es sencillamente dolor físico y, sobre todo, moral. 

Como si nada fuese a sobrevivir es una pequeña antología de la obra incisiva y luminosa de José María Cumbreño, en la que la palabra se expresa con la precisión del número, sin menoscabo de su ambigüedad y multiplicidad de significados. . 

Entre medias las fotografías In fraganti del eminente arqueólogo Alonso Zamora extraen, del sinsentido de las imágenes, el sentido oculto  de la realidad que merodea a nuestro alrededor.

Prosigue la poesía: En El búho de Minerva de Francisco Otero las palabras son la arcilla que nos hace. En el El satélite irás de Zhivka Baltadzhieva: la inmersión a través de la dureza del cristal en la nada.

La presencia del desierto nos permite evocar a Aminetu Haidar, a quien está dedicado este número. Aminetu regresó a su país y, nada más llegar, la expulsaron. Ocurre con los empellones, los gritos, los malos tratos, las torturas. Los sufres y, poco después, ya no están, aunque siguen ahí. De manera que bajó del avión a empellones, aunque nadie la empujara. La abandonaron sin documentación en el aeropuerto de un país que no era el suyo. Si bien, segundos después, sentada en el suelo, a la manera saharaui, con las piernas cruzadas y la melfa flotando a su alrededor, parecía invitarnos a su casa. Sí,  a  pesar de los gritos y amenazas del director del aeropuerto, que llamó a la guardía civil, fue ella quien decidió lo que iba a acontecer en las sucesivas veladas que pasaría allí. Al principio nos preguntábamos: ¿Hay algo más profundo que lo transparente?  El gesto de Aminetu Haidar deja al descubierto los verdaderos mecanismos del mundo en que vivimos.

En su honor publicamos dos textos sobre dos desiertos.

Maribel Gilsanz: En su  Diario de viaje acude hasta Raqla, la ciudad que construyera Harum al Rachid a orillas del Eúfrates. Y el escritor y aviador José Clemente se sostiene sobre los recuerdos de sus muchas horas de vuelo sobre el Sahara en  El desierto de un aviador.

Siguen dos relatos. Alberto Azcárate en  Verde mar disfruta de su misteriosa atalaya, desde donde contempla el mundo con los ojos de un conspirador.

En este número se incorpora un escritor exquisito: Pedro Fernández Cocero: Lo hace con dos retratos. El primero es un relato imaginado o presentido de una dama. El segundo es un retrato del natural de Ricardo Borregón, en la sección Secretos de la ciudad pequeña.

La ciudad grande y la ciudad pequeña, la visión desde lo global y la acción desde lo  local, constituyen la gama de enfoques a los El adelantado de Indianaha de ajustar su visión  La ciudad pequeña inspira tres secciones: El oculto manantial que rescata un cuento de Julián María Otero: La señora X introducido  por  Francisco Otero. Incita también la sección La ventana de mi memoria del pintor escritor Jesús González de la Torre: dedicada, esta vez, al  poeta Luis Felipe Vivanco y Segovia. Y estimula, por último, la sección crítica  Sienes de Aire que da cuenta de una exposición del pintor Amadeo Olmos, a través de la mirada de Felisa Torrego y,  además,  de tres libros: La nueva edición de Alonso, mozo de muchos amos deJerónimo de Alcalá; las nivolas de Maribel Gilsanz publicadas con el título de Doble o nada  y la novela de Ramón Mayrata El imperio desierto.

Como es usual  la sección Linterna fija ofrece una visión de conjunto sobre la obra de la artista cuyas imágenes sitúan en un espacio visible el conjunto del número.  Esta vez se trata de Noni Lazaga sobre cuya obra escribe el crítico de arte Jesús Mazariegos.

Finalizamos en café Voltaire, el espacio virtual en el que Julia Otxoa presenta los  Poemas de Ana Mourier quien adopta en nuestra revista un nuevo nombre. Parafraseando a Wilde: Una mujer deja de ser ella misma cuando habla en su nombre propio. Dadle una máscara y os dirá la verdad.

Diciembre 2009 nº 9

eladelantadodeindiana@gmail.com